Lágrimas que engrandecen.

Me enternezco al verte llorar, porque dejas que me percate de tu latiente sentido

Me lleva a la conclusión, que existe algún sonido, en aquel lugar tuyo, al que nunca he pertenecido 
 
Y si sufres, no sabrás por qué sonrío, me tacharás de imbécil, de alguien muy sombrío 
 
Pero si el color me llega a la cara, y el brillo regresa a mis ojos
Es que me parece tan rara, esa reacción hermosa: tus sollozos 
 
Te complicas, te cuestionas de mi impertinente sonrisa
Me ordenas que pare, que frene, que esto no es de risa
 
Y yo solo te miro, a tu ignoto, sin evitar carcajear
Jamás creí que llegara el día de por mí, verte llorar
 
Y este pañuelo, con el que tus húmedas  mejillas sequé
Lo guardaré para recordar que de insensible yo pequé
 
¡Gracias, gracias! Muchas gracias, si es que existe un Dios
Pues después del milagro presenciado, di la espalda y te dije adiós 

 

Los derechos de la imagen no me pertenecen. 

Anuncios

Mosquito.

Aquí estoy, esperando, como suele ser. Veo moverse entre los de las mochilas, almas que se encuentran vacías. Si todos los sueños frustrados, todos nosotros que aún respiramos, sin con mucha vida andar, nos decidiéramos a intentarlo, a juntarnos y encontrarnos en una vida leal, tal vez, y sólo tal vez, en soledad de dos uno no la pase tan mal.

Un mosco que chupa mi sangre, es aplastado por mi intolerante extensión, sin darme cuenta de esto, me quedé con sangrienta intención ¿de quién será este pedazo líquido de vida? ¿Será de un hombre o de una mujer? Huele a sangre, a sangre cruda, sangre de pasiones, la sangre de tensiones. 
Si de la sangre y más, viven las ganas de un humano –ganas que de pronto a mí me han faltado– ¿será que de la nada me picó este individuo para hacerme despertar? ¿Quiso darme esta muestra de amor de humano a insecto y de insecto a humano? Y yo sin piedad alguna le he matado. Si le hubiera dejado tener un poco de mí, quizá hubiera podido al fin, lograr hacer a alguien feliz…



¡Estúpido olor a cebolla!

Mis dedos huelen a cebolla, es decir… ¡Maldita sea! ¿Por qué mierda? Corté cebolla hace una semana y se quedó a permanecer el hediondo olor.
Últimamente eso parece, todo suele permanecer, como si me hubiera estancado de alguna manera, me esfuerzo y progreso, pero, algo queda.

¿Te acuerdas cuando?… ¡Bah! Olvídalo, no vale la pena ni el intento.
Como iba diciendo:
Mis dedos huelen a cebolla, son las dos de la mañana y ni con cloro se quita, es como aquello que no desaparece a pesar de tanto desinterés que le empeñe…

¿Te acuerdas cuando, ese día en tu cuarto, te quedaste dormitando y yo te llené de besos? Tenía miedo que fuera la última vez que pudiera hacerlo. Me doy tanto asco cuando tengo la razón, bueno, la mayor parte del tiempo me odio desde que…
!Pendejadas, pendejadas! Hombre ya dije que no he venido a hablar de eso, trato de escribir un remedio infalible para quitar el olor a cebolla sobre los dedos ¡ y tú jodiendo con tus putos sentimentalismos!
Te contaba, como el cloro no sirvió me estoy dedicando a buscar artículos en internet prácticos y sencillos, PeregrinaClean178 aconsejó en un blog de cuarta que use vinagre, azufre y limón. Parece ser algo milagroso y truqueado pero bueno, ya son las tres de la mañana, no es como que tuviera algo más importante que hacer, me refiero a que, no importa si me quedo despierto toda la nociva madrugada ¡Tú ni de puta madre pensarás en hablarme!
¿En qué iba? Ah sí, vinagre… Un momento ¡no tengo vinagre! ¡Mierda! ¡Con una chingada! ¡Tampoco azufre! ¡Me falta vinagre! ¡Me falta azufre! ¡Me faltas tú!
Bueno…. Hay limones eso sí, tengo un árbol repleto de ellos. Ja. Qué suertudo. Bravo, tengo limones, pero no te tengo a ti. Hasta tú eres mejor que los limones, sobre todo ahora, causas algo más agrio en mí con tu indiferencia que un limón exprimido en mi lengua.
Ni de modo, que corto dos pares de limones y me los chingo en los dedos.
¿Cambió el olor? No. Pero ya perdí al menos las ganas de quitarme este indeseable olor en los dedos. Ya. Me resigno a vivir así.
-Hola mucho gusto, mi nombre es Bartolomeo, no te doy la mano, sí, disculpa, huele a cebolla, dicen que es contagioso, de lejos se saluda igual de bien.-

Decía que me resigno, me resigno a estar sin vinagre, a estar sin azufre, pero no, no me resigno a ti.

Podría

Podría ser quien yo quisiera
Podría matar a tu padre
Podría dañar a quien sea
Podría matar a tu madre

Con tan solo desearlo, si yo lo quisiera
Te haría tanto daño, te haría tan triste
Tomaría de la mano a la diosa Hera
Por todo lo que alguna vez tú me hiciste

Podría dejarte tieso, del miedo tieso
Más frío y crudo que tu amor muerto
Todo lo anterior, con algún verso
Mas callado y seco que un mudo desierto

Tan solo necesitaría de una oración
Opuesta a tu voz, que me trajo ilusión
Que te acalambre llena de invasión
Aunque no sea cierta y te tenga pasión

Yo ya no te amo. Yo ya no te amo, amor.

2015/01/img_0139.jpg

Murió.

2015/01/img_0035-1.jpg

Soy sólo una hoja en blanco
Solía tener escrito un poema
Cuando sentado en aquél banco
Por goma lo borraste con yema

Qué bello escrito habíamos formado
La grafía hecha toda de promesas
Hubiera por siempre sido admirado
Pero tu punto final marcó mis tristezas

Ahora como hoja estoy muy arrugada
Pisoteada, mutilada y hasta manchada
No es tu culpa, no sabías mi coartada
Pues soñaba nuestra obra eterna y salvada

Pero esta hoja no sólo soy yo, somos tú y yo, o mejor dicho, éramos, pues ya no somos más.
Así que con toda mi nostalgia, junto a mi decepción y una lección, la archivaré en el buró.
Donde guardo todo lo que me hace llorar, lo que me llega a frustrar y te preguntas:
Y si te hace tanto mal ¿por qué no la tiras?
Porque es lo único que me queda de ti, ni tus regalos baratos, ni tus frases domingueras, clichés románticos ni tus estrafalarios y básicos detalles me quedan, pues sin ti han perdido la vida entera. Lo que queda respirando es este amor por ti, en esta hoja, en estado de coma, con tu punto final, así, como el siguiente.

De mí, nada.

Quizá te vayas y nunca regreses
Quizá y que vienes y te entristeces
Quizá tan sólo te caiga el veinte
Que mi nariz torcida ya no te miente

“Hola mi nombre es irrelevante y malvado,
soy egoísta, la víctima, pero seré Gustavo.
Aquí nada es similar y todo me enriquece,
comparto cuarto, los árboles no crecen.
Siento decirte que extraño más a la perra,
a mi familia, amigos, a mi pueblerina tierra,
no es que no te eche de menos o un tanto,
de simple así vivo, con un cariño sensato.
Hace mucho frío y sólo hay una chamarra,
tu hostigo me acosa y trepa como vidarra,
la gente es muy pesada, no es Yucatán.
Termino, el éxito, regreso y seré capitán.
Siempre fue aburrido tu pobre carácter,
tan básico, ingenuo, sin un alma máter,
tan contraído, distraído, tonto simplón.
Madura, que no subes de un bonachón.”

Olvidaré a quien conocí en un principio,
quizá lea, haga dieta, un poco de ejercicio,
volveré mi deseo, dejar este municipio,
pues todo el amor, mi tiempo fue desperdicio.

Me sé adulto arruinado y un poco solitario,
aunque en cuenta ya yo tenía este hecho,
contigo águila era siendo simple canario,
lo ido ya, dentro de tu pecho, fue ese mi techo.

Feliz año nuevo les deseo a todos un bello comienzo.

/home/wpcom/public_html/wp-content/blogs.dir/4aa/77558655/files/2014/12/img_7945.jpg

El capricho

Quiero a alguien que diga amarme toda la noche, que por cualquiera pueda armarme un reproche

Sin grandes esquemas, solo luces eternas y que me escriba cartas, y que me haga poemas

No a alguien que pensando sólo en sus problemas se olvide de mis dilemas
Alguien que de tanto secar mis lágrimas se gaste las yemas
Y sin en jornadas yo enfermo me cure las flemas

¡Oh, dulce ilusión! ¿Por qué te vas de mí tan rápido?
¿Será verdad que en mí el amor ha madurado?

No, me rehuso a adoptar la idea
Pues usted, por más tonto que lo vea
No creo que lo nuestro solo así sea

Es que el amor es de esas cosas que nunca envejecen
Se impregnan dos almas, aunque los cuerpos se alejen
Y ni por miles de disputas, los sentimientos perecen

Entonces por qué te siento ya tan lejos
Al tener mi corazón lleno de huecos
Ni sellarlos de hielo pueden tus besos
Ya nada regresa a pesar de mis rezos

Concluyo, esto, fue un amor adverso.

IMG_7022.JPG